lunes, 22 de septiembre de 2008

Lubos Michel


Otro que me dejaba, y vaya uno. Volvemos atrás para hablar sobre Lubos Michel, de Eslovaquia. Tiene 43 años y es internacional desde 1993. Está claro que no sólo es el número uno de Eslovaquia, sino uno de los números uno a nivel mundial. Empezó su brillante carrera participando en la Copa del Mundo sub-17 Egipto 1997. Dirigió dos partidos de la fase de grupos. Avanzando cronológicamente, en verano de 2000 arbitró en los Juegos Olímpicos de Sydney. Nuevamente se quedó con dos partidos de la fase grupal. Su primer Mundial fue el de Korea y Japón en 2002. Sólo arbitró un partido. En la Eurocopa de Portugal en 2004 llegó a dirigir unos cuartos de final. Al año siguiente, en Alemania, dirigió la final de la Copa Confederaciones. En el Mundial de Alemania arbitró unos octavos de final y unos cuartos. En la Eurocopa de este verano, volvió a repetir su actuación de 2004, dos partidos de la fase de grupos y unos cuartos de final. Ya en la temporada 2001/2002 dirigió su primera semifinal de Liga de Campeones. También arbitró una semifinal de la UEFA. En la 2002/2003 se quedó con unos cuartos de la Champions y con la final de la Copa de la UEFA. En la siguiente temporada, la 2003/2004, arbitró unos octavos y unos cuartos de la Champions y una semifinal de la UEFA. En la 2004/2005, otros octavos y una semifinal de Liga de Campeones. En la temporada 2005/2006: octavos y cuartos de Champions y una semifinal de la UEFA. En la 2006/2007 unos octavos y unos cuartos de Champions. La pasada temporada dirigió una semifinal de la UEFA y la final de la Liga de Campeones. Quizá la mejor trayectoria de todos los árbitros del momento, parece que no hay ninguna duda sobre su participación en el próximo Mundial de Sudáfrica, como su país no suele estar nunca en las grandes citas, siempre es uno de los candidatos a dirigir partidos importantes, un fijo en todas las quinielas arbitrales, también en la mía.


*Como en el caso de Mark Shield, aunque por motivos distintos, Lubos Michel se ha retirado del arbitraje, una pena.